Mi cuenta

%%title%% %%page%% %%sep%% %%sitename%%

¿Sabes qué tienen en común la mayoría de las empresas de éxito? Que están en manos de un buen líder. Dirigir una empresa va más allá de dar órdenes, son muchas las tareas a su cargo y está en sus manos gran parte del bienestar general de la empresa. Ese es el motivo por el que los empresarios están en continua formación: para ser mejores líderes. Aquí es donde aparece el neuroliderazgo. 

 

Aunque aún es poco conocido, el neuroliderazgo es una disciplina que nace para dar una nueva visión del líder combinando lo más tradicional de los Recursos Humanos con las nuevas posibilidades que brinda la neurociencia

 

En esta entrada te contaremos todo lo que tienes que saber sobre neuroliderazgo. ¿Estás listo para liderar?

 

Qué es el neuroliderazgo

 

Tal y cómo hemos adelantado, el neuroliderazgo es una disciplina que nace de la neurociencia para dar una nueva visión sobre el concepto de líder. Su objetivo principal es analizar a fondo el funcionamiento del cerebro de los mismos para así optimizar su rendimiento. 

 

De esta forma, la neurociencia consigue que los líderes conecten mejor con sus subordinados y que la comunicación entre ambas partes sea mucho más fluida, positiva y significativa. 

 

Al contrario de lo que muchos puedan pensar, aunque es una técnica novedosa, el neuroliderazgo no deja de lado las prácticas tradicionales asociadas a este puesto. Su labor es complementar algunas de estas técnicas, ampliarlas haciéndolas más eficaces y establecer nuevas líneas de liderazgo.

 

Por ello, las técnicas de neuroliderazgo están basadas en la personalización de cada mensaje, en ejercicios de concentración y observación o en el análisis de la comunicación no verbal, entre otros. 

 

Características de un buen líder 

 

Dirigir no es nada fácil. No importa el tamaño de la empresa, todas necesitan alguien que las guíe, las supervise y que trabaje en su beneficio. Para ser un buen líder hay que tener una serie de capacidades que son imprescindibles. Estas son algunas de las principales:

-Inteligencia emocional. Liderar no puede ser algo automático. Los seres humanos tienen sentimientos y un buen líder debe tener la capacidad de trabajar con ellos.  Gestionar las emociones y ponerlas en práctica hace que el trabajo sea mucho más productivo. De este modo puedes entender mejor a los demás y saber cómo reaccionar ante determinadas situaciones. No hay liderazgo sin empatía. 

 

-Capacidad de adaptarse al cambio. El mundo empresarial es muy voluble, lo que significa que las cosas pueden cambiar en cuestión de horas. Un buen líder debe ser camaleónico y saber adaptarse rápidamente a cualquier cambio. También es imprescindible tener una respuesta rápida ante las situaciones de crisis. 

 

-Proactividad y aprendizaje. Si algo puede enseñar el neuroliderazgo es que las técnicas evolucionan y hay que estar en continua formación para estar al día. Ser líder es saber implementar nuevas rutinas en la empresa, estar en formación constante y tener habilidades para aprender fácilmente. 

 

Principios del Neuroliderazgo

 

A lo largo de los años, son muchos los expertos que han ido estudiando todo lo relacionado con la neurociencia y estableciendo teorías y disciplinas como el Neuromarketing o la Sinergología®. En el caso del Neuroliderazgo, la teoría más afianzada y conocida es la formulada por David Rock y Jeffrey Swartz en 2005. 

 

Ellos explican que para entender bien el neuroliderazgo hay que ser conscientes de que cada persona es un mundo. Es cierto que hay parámetros y técnicas que se pueden aplicar a la gran mayoría de casos, pero se debe tener en cuenta que cada individuo tiene unos procesos mentales diferentes aunque el contexto sea el mismo. 

 

Así pues, antes de implementar cualquier técnica es importante entender cómo funciona el cerebro de cada persona. El neuroliderazgo te da la oportunidad de saber diferenciar ciertos patrones y aplicar las técnicas correspondientes. Ahora bien, para ser un buen líder antes hay que tener claros cuales son los principios que mueven esta disciplina. 

Técnicas de refuerzo positivo

 

El cerebro es más simple de lo que pensamos. Para que este considere que una acción es positiva no hay mejor forma que contar con un sistema de refuerzo positivo. De esta forma, el subconsciente de los empleados sabe que si se trabaja bien se obtiene una recompensa. 

 

Cuidado con la información

 

Esto no significa que un líder no deba ser transparente, pero si selectivo. Conocer cierta información en un determinado momento puede hacer que las expectativas de la plantilla cambien y su trabajo también. 

 

Hay que saber qué información se puede dar, cómo hay que darla y cuándo hacerlo. Esta siempre tiene que ser clara y útil para que el trabajo de tu plantilla avance 

 

Refuerzo del trabajo en equipo 

 

Para dirigir una empresa con éxito hay que ser conscientes de que el trabajo no se saca adelante de forma individual. Para que salga todo bien es importante trabajar en equipo y fomentar la cooperación entre el personal. Esto hace que se refuerce el sentimiento de unión en la plantilla y se optimicen ciertos procesos. 

 

La importancia de las emociones…

 

Ya lo hemos mencionado antes, no hay buenos líderes si no se tienen en cuenta las emociones.  El cerebro es consciente de esto y por eso reacciona mucho más rápido ante un estímulo emocional que ante cuestiones objetivas. Tener esto en mente es importante a la hora de establecer una tarea para un empleado o fomentar alguna de sus actitudes. 

 

… y del estado emocional 

 

Los seres humanos no somos robots, somos personas y como personas hay días buenos, malos y regulares. El neuroliderazgo te explica que antes de aplicar cualquier técnica es importante ser consciente de que los empleados no siempre responden del mismo modo. Su estado emocional puede afectar en su trabajo, ya sea de forma negativa o positiva. 

Ventajas

 

Poner el neuroliderazgo en marcha no es cosa de dos días, requiere formación, preparación e ir implementando las técnicas poco a poco. Comienza cuando los directivos son capaces de interpretar las señales de sus empleados y construyen respuesta acorde a sus procesos mentales. 

 

A pesar de no ser fácil, una vez aprendido y puesto en marcha, el neuroliderazgo tiene grandes ventajas:

-Ayuda a establecer un clima de confianza, respeto y comprensión en toda la plantilla. El líder observa desde fuera cada situación y pone en práctica sus conocimientos para dar una solución más precisa. De este modo, los trabajadores se sienten más unidos y las tensiones se solucionan rápidamente. 

 

-Aumento de la motivación y el desarrollo profesional. Al sentirse comprendidos por el líder los empleados se sienten comprometidos con la empresa y trabajan motivados para conseguir sus objetivos.

-Visión 360º de la plantilla. Poniendo en marcha el neuroliderazgo, los directivos consiguen tener una visión mucho más general y completa del estado de la plantilla. Viendo cosas que antes pasaban desapercibidas y comprendiendo mejor a cada trabajador.

 

Sin duda alguna, implementar el neuroliderazgo es un plus para cualquier empresa. En Intervenia Neuromanagement sabemos todo lo que puede aportar la Neurociencia en las compañías, por ello además de formaciones de distinto tipo con Sinergología®, realizamos proyectos a medida: Programas In Company en áreas como la Selección, la Negociación, y también la Gestión de Equipos y el Liderazgo.

 

No dudes en contactar con nosotros para cualquier duda o si necesitas que te hagamos una propuesta. ¡Serás un líder excepcional!