Mi cuenta

Es posible que hayas llegado a este artículo sin saber con claridad qué significa comunicación asertiva. Según la RAE, la asertividad se define como “la cualidad de expresar una opinión de manera firme”, a lo que nosotros añadiríamos “de manera empática”.

 

Y es que una comunicación con este elemento diferencial pasa a ser sinónimo de comunicación clara, segura, llena de confianza, pero también honesta.

 

La comunicación asertiva es una herramienta esencial a la hora de enfrentar cualquier interacción, ya sea a la hora de manejar nuestras relaciones personales, realizar llamadas con clientes, liderar un equipo, transmitir un mensaje importante a compañeros de trabajo o realizar una entrevista de trabajo para un puesto importante.

 

De hecho, es posible que algunas personas la hayan puesto práctica contigo y ni siquiera te hayas percatado. ¿Quieres conocer las técnicas más eficaces para llevarla a cabo y cómo decodificar la comunicación asertiva en caso de que tu interlocutor la lleve a cabo? Sigue leyendo con atención y di con asertividad: “¡Este nuevo artículo de Intervenia Neuromanagement pinta muy interesante!”.

 

¿Qué es la comunicación asertiva?

 

Es un tipo de comunicación que consigue transmitir los deseos, opiniones o intenciones de una manera atractiva y sincera. O, dicho de otro modo: es una comunicación honesta, coherente y llena de confianza que nos permite construir una imagen de nosotros mismos sólida, amable y, por qué no, protagonista, mediante lo que hablamos.

 

Dicho así puede parecer que la asertividad significa ser agresivo o tajante en nuestro discurso. Para nada. Comunicar de forma asertiva cuenta con la honestidad y la empatía como elementos fundamentales y se sitúa en el punto intermedio de “comunicación pasiva” (mi opinión no es importante) y “comunicación agresiva” (mi opinión es la única que cuenta).

 

A través de la asertividad somos honestos con nosotros mismos y con los demás, algo que trae consecuencias sociales evidentes. Siendo coherentes estamos comunicando nuestros deseos son importantes, fabricando una imagen segura, de alta estima y llena de confianza. De ahí que sea esencial llevarla a cabo y decodificarla en los demás

 

Cómo decodificar la comunicación asertiva de tu interlocutor

 

A la hora de analizar la comunicación asertiva no solo es interesante poner el foco en qué y cómo se dice algo, también es interesante entender el significado de los gestos y reacciones que la acompañan. Algo muy útil para detectar características en la persona con la que hablas o negocias.

 

Cómo mueve las manos mientras habla, qué hace con la cabeza o con los ojos, cómo se cruza de piernas, o si aparta la mirada cuando no compartimos parte de su discurso son elementos clave a la hora de averiguar la autenticidad de su mensaje.

 

Y es que, por sorprendente que parezca, el cuerpo revela la naturaleza de nuestros pensamientos de manera automática, reflejándose en microrreacciones o gestos involuntarios. Por ello, es interesante decodificarlos y analizarlos cuando nos enfrentemos a un interlocutor que aplique la comunicación asertiva.

 

Para esta tarea existe una disciplina centrada en el análisis de la comunicación no verbal no consciente, la Sinergología®. Fundada en 1994 por el Dr. Philippe Turchet, esta herramienta nos permite descifrar cómo se sienten las personas asertivas, cómo es su personalidad y, además, cuáles son sus intenciones tras su comunicación tan clara.

 

Dicho esto, aprovechemos la capacidad de la Sinergología® para analizar las 6 técnicas de comunicación asertiva más utilizadas. 6 conductas que junto a los gestos semi-conscientes o no conscientes nos permitirán 3 cosas igual de importantes: 

1) anticiparnos a nuestro interlocutor

2) extraer de él mucha más información

3) contrarrestar su comunicación asertiva con la nuestra.

 

Las 6 técnicas de comunicación asertiva más utilizadas y cómo identificarlas

 

Los expertos en comunicación asertiva subrayan la importancia de esta comunicación no como herramienta, sino como una conducta. Como una forma de vida que establece relaciones equilibradas y, sobre todo, transparentes. ¿Esto para qué? Para liderar con seguridad cada uno de los retos que se plantean en el día a día.

 

Eso sí, para analizar y poner en práctica la comunicación asertiva implica conocer ciertas estrategias útiles. A continuación, presentamos algunas de las técnicas más conocidas y utilizadas, así como estrategias de decodificación basadas en la Sinergología® para identificar estas conductas en nuestro interlocutor.



El disco rayado

 

Técnica de comunicación asertiva centrada en repetir varias veces una afirmación sin modificar el tono, ritmo ni volumen y sin entrar en conflictos.

 

¿Cómo podemos identificarla? Si la persona mantiene una comunicación asertiva con esta técnica y nos percatamos de que sus piernas están cerradas durante toda la conversación podría ser una señal de rechazo o incomodidad interna. El caso contrario podría ser un indicio de prepotencia y dejadez. Por muy clara que sea la técnica, no olvides tener en cuenta estos aspectos.

 

El banco de niebla

 

Técnica centrada en dar la razón al interlocutor y finalizar la discusión, teniendo especial cuidado en que la persona no se percate y demostrando interés por ayudar cuanto antes.

 

¿Cómo podemos identificarla? Una de las formas más comunes de analizar la autenticidad detrás de esta técnica es identificar el gesto de “boca de ostra” en nuestro interlocutor, una reacción donde desaparecen los labios y se inflan las cavidades del individuo como contención de la emoción negativa o positiva tras lo que comentamos.

 

Visión global para el cambio

 

Con esta técnica, el interlocutor trata de analizar la situación con una perspectiva general, relativizando para reducir la frustración y los comportamientos agresivos en los demás.

 

¿Cómo podemos identificarla? Existen muchas fórmulas para descubrir la autenticidad tras esta técnica asertiva, y una de ellas es el sencillo gesto de rascarse el cuello. Este gesto no consciente tiene que ver con algo que quiere decir pero no debe, aunque también puede estar relacionado con los nervios o (y aquí está lo interesante) que la situación no le parezca bien.

 

El acuerdo asertivo

 

Intentar llegar a un punto común asumiendo que ha habido un fallo, pero asegurando que no es algo habitual para evitar conflictos.

 

¿Cómo podemos identificarla? Por ejemplo, decodificando el cruce de brazos. Si las manos del interlocutor se encuentran visibles en su totalidad, se trata de un signo de afirmación y apertura con nuestro mensaje. Un gesto que denota confianza en su discurso. En cambio, cuando las manos se encuentran ocultas bajo los brazos se trata de un signo de negación y de cierre.

 

Empatizar

 

Esta técnica es típica en conversaciones donde el interlocutor está alterado. Se precisa empatizar al máximo sin caer en provocaciones y contrarrestar la agresividad con un lenguaje tranquilizador. 

 

¿Cómo podemos identificarla? Entre los muchos gestos que nos permiten encontrar la realidad detrás de esta técnica asertiva, existe uno que cuenta mucho más de lo que parece: las reacciones no conscientes de las manos. A través de sus movimientos podemos analizar qué le gusta y qué no según la posición en las sitúe: izquierda, lo que le gusta; derecha, lo que no.

 

Aplazamiento asertivo

 

Se emplea cuando no se puede proporcionar una solución o respuesta inmediata. Puede combinarse con la técnica del banco de niebla, en caso de mucha insistencia.

 

¿Cómo podemos identificarla? Mediante el sencillo gesto de rascarse el cuello.

Este gesto no consciente tiene que ver con algo que quiere decir, pero no debe, aunque también puede estar relacionado con los nervios o (y aquí está lo interesante) que la situación no le parezca bien.

 

Extrae el máximo partido a la comunicación asertiva con la formación de Intervenia Neuromanagement

 

En Intervenia Neuromanagement contamos con una variedad de servicios que utilizan como herramienta principal la Sinergología®, por lo que si estás interesado o interesada en impulsar tus habilidades comunicativas y contar con más recursos para enfrentar cualquier negociación, reunión o conversación (incluso aquellas donde se ponga en práctica la comunicación asertiva), te invitamos a que descubras nuestra oferta formativa y encuentres la formación que mejor se adapte a ti. Si quieres, también podemos hacerte una propuesta a medida para tu compañía o departamento, según vuestras necesidades.

 

En poco tiempo no solo serás capaz de entender la realidad del discurso asertivo sino, además, de hacer que tu comunicación sea mucho más efectiva. ¡Contacta con nosotros para más información!